Acéptame como soy (El soldado que regresa) | Reflexiones de vida