EL SAPO Y LA ROSA | Reflexión