Reflexión “Los zapatos viejos”